Leyendo entre líneas

¡AMBIGÜEDAD! ¡Ambigüedad por todos lados! Sí, ese es el frustrante hecho al que los intérpretes tenemos que enfrentarnos en cada asignación que tomamos. ¡Y es que el ser humano es tan complejo e interesante! No sé a ustedes, pero a mí me encanta mi profesión precisamente por sus retos. Examinemos uno de los más conocidos: leer entre líneas correctamente.

Todo intérprete que se respete a si mismo reconoce que es imprescindible ser capaz de leer efectivamente entre líneas para realizar un buen trabajo. Pudiera tratarse de comentarios que se dirigen entre amigos en un registro íntimo, o una mirada de un cliente que conlleva el tono que va a tener la conversación de ese punto en adelante. Y todos sabemos que cuando leemos mal estas señales entre lineas, ocurre el CAOS.



Examinemos un ejemplo. Una intérprete relata:

"Estaba interpretando en tarima junto a otro intérprete (mi esposo). A petición del cliente, yo estaba interpretando a PSE a la izquierda y él estaba interpretando a ASL a la derecha de la tarima. Se trataba de un foro abierto y teníamos alrededor de 21 consumidores sordos. Creo que la audiencia se dividía 50-50 entre ASL/PSE. El orador estaba hablando acerca de como el gobierno estaba dispuesto a gastar millones para construir una Villa Olímpica pero no estaba dispuesto a gastar $100 en los pobres. Se dio el ejemplo de que el individuo promedio de clase media no le daría a un pordiosero $0.25 pero estaría dispuesto a pagar para ver un "Big Foot".

Yo pensé para mí "BIG FOOT". . . ¿de dónde viene eso??? De todas maneras, yo no sabía la seña para BIG FOOT así que deletreé S-A-S-Q-U-A-T-C-H, y entonces clarifiqué que se trataba de ANIMAL GRANDE PELUDO VIVE MONTAÑA. Bueno, debieron haber visto a los sordos. El cien por ciento, no 50 y 50. . . el 100% se quedaron pegados mirándome confusos, hasta que uno de ellos entendió y se pasaron el mensaje uno al otro. Yo seguí interpretando pero ¡aun no sabía que era lo que había pasado!

En el descanso, mi esposo se me acerca así bien serio y me pregunta, "¿Cómo hiciste la seña para BIG FOOT?" Yo le expliqué y él se rió y me dijo que me había visto... pero que no me pudo hacer señas desde el otro lado. Así que le pregunté como él lo había interpretado. El dijo: CAMIÓN RUEDA GRANDE... Ohh!!! Los sordos se rieron de lo lindo...pero se rieron de mí. Gracias a Dios que yo me puedo reír de mi misma." -- tomado de TheInterpretersFriend.com

La verdad es que evitar las ambigüedades es casi imposible, pues parte de la naturaleza misma del lenguaje. Me encanta cómo lo explica este profesor de lingüística:

"No hay necesidad de proponerse ser ambiguo; la ambigüedad surge mecánicamente en todos los vericuetos de nuestras oraciones, aparece sin aviso en la relación entre lo que decimos y lo que dejamos de decir.[...] Lo que decimos reverbera en sentidos, dobles y triples, y cuando la comunicación es exitosa se debe siempre a la generosidad de nuestros interlocutores, quienes, auxiliados por contextos favorables y por sistemas de creencias similares a los nuestros, desentierran nuestro mensaje, casi oculto en nuestras frases. De esta manera, las posibilidades para la incomprensión son casi infinitas (especialmente entre personas que no comparten los mismos horizontes vitales, en mensajes puestos en contextos ajenos y, por supuesto, en lenguas o variedades diferentes)." --Miguel Rodrí­guez Mondoñedo, Ph.D.

Así que, ¿por qué no practicamos un poquito? Use el sentido común y al menos trate de pensar DOS posibles interpretaciones para cada situación. Mientras más posibilidades usted vea, menos probable será que tome malas decisiones al interpretar. Tenga en cuenta que serán mas dificiles aquellas situaciones en que uno de los significados es bien obvio, pues tendrá que obligar a su cerebro a ver otra cara de la moneda a la que no esta acostumbrado.

Tomemos este de ejemplo:



¿Dónde nos está esperando? ¿En un banco para sentarse, en el banco donde se deposita dinero, o en el banco de un río? El intérprete tiene que dejarse llevar por el contexto, pero si no tiene ningún contexto, debe al menos reconocer que existen esas diferentes posibilidades y que puede ser cualquiera de ellas.

¿Qué posibilidades pueden ver en los siguientes ejemplos? ¡Déjenos saber sus ideas en los comentarios!












A pesar de que la ambigüedad semántica es una parte del lenguaje que a veces nos causa dolores de cabeza en nuestra profesión, es con práctica y experiencia que seremos capaces de tolerar dicha ambigüedad con gracia. Si practicamos un poquito, estas decisiones que toman segundos en nuestro cerebro, tomarán solo micro segundos y, quizá, tomaremos decisiones menos equívocas. De hecho, recuerdo que en cierta ocasión una profesora de interpretación muy reconocida mencionó que 'uno de los rasgos característicos de un intérprete experimentado es su capacidad para tolerar la ambigüedad'. Así pues, nunca está demás desarrollar esta destreza.

Y para terminar, la siguiente imagen muestra que aunque el lenguaje sea rico en expresiones con diversos sentidos, a veces no hay que ser un genio para entender lo que en realidad se quiere decir. ¿No creen?



Referencias: Lapenalinguistica.blogspot.com
Imágenes de : www.redapplewriting.com, vagabundia.blogspot.com

Bienvenido a Intérpretes de ASL/Español. Recuerda que tu participación es muy importante para el crecimiento de nuestra profesión. Comparte con nosotros tu opinión y no olvides suscribirte.

¡MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR!

Creative Commons License Blogalaxia

© Intérpretes de ASL/Español 2011 | Diseño adaptado por Jessica | Plantilla Fusion por digitalnature | Adaptada para Blogger por WP Blogger Themes

Enlace a Planeta Educativo BlogalaxiaDirectorioblogs, el directorio de blogs en español Suscribirse a Bloglines Add to Technorati Favorites BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog